Murió el “Trinche” Carlovich, el ídolo charrúa que fue golpeado en forma salvaje en un intento de robo

Noticias en Tucuman

Tomás Felipe “Trinche” Carlovich, una leyenda del fútbol rosarino, falleció esta mañana en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Tenía 74 años. El ídolo charrúa estaba internado desde el miércoles pasado luego de sufrir un brutal castigo en un intento de robo.

En las últimas horas u estado de salud se complicó a raíz de una importante presión intracraneal. Fue sometido a una intervención quirúrgica de urgencia, pero no resistió la intervención.

“Trinche”, emblema de Central Córdoba de Rosario que tuvo fama nacional, sufrió graves heridas el miércoles a la tarde al ser sorprendido por ladrones cuando andaba en bicicleta en la zona de Eva Perón y Paraná, en inmediaciones de las vías de la Estación Rosario Oeste. Uno de los delincuentes le asestó un feroz golpe con un palo en la cabeza y lo derribó al piso. Los maleantes se llevaron el rodado y Carlovich quedó gravemente lesionado.

Una leyenda

Si las leyendas son historias imprecisas de personajes, hechos naturales o sobrenaturales que se transmiten de boca en boca, Tomás Felipe Carlovich, el “Trinche”, es una leyenda. De este ex 5, zurdo y mito de Central Córdoba hay pocas fotos y casi ningún video que dé cuenta de su maestría en la cancha.

Pero dicen que en el amistoso ante 35 mil personas que se jugó en 1974 en Rosario, entre la selección que viajaría al Mundial de Alemania y jugadores de Ñuls y Central, la descosió. A tal punto que pidieron que lo saquen de la cancha para evitar el papelón nacional.

Dicen que Fernando Redondo jugó como él. Que el Trinche gambeteaba a los rivales, los esperaba y los volvía a pasar con caños tan sutiles como magistrales. Y algunos hacen de esto un chiste: dicen que sus infalibles caños de ida y vuelta los heredó de su papá, un yugoslavo que se ganaba la vida instalando tuberías.

 

Dicen además que era indisciplinado y que en más de una oportunidad se fue a pescar en lugar de ir a entrenar. Que tenía devoción por la pelota, pero no aspiraba a ser profesional; que no le gustaba marcar y que sólo trotaba.

Dicen que por culpa de la noche no se convirtió en uno de los más grandes del fútbol argentino. Y dicen también que cuando Diego Maradona vino a jugar a Newell’s y un periodista lo presentó como el “mejor”, el 10 aclaró: “El mejor jugador ya jugó en Rosario y es un tal Carlovich”.

Sin embargo, todo eso parece sólo la leyenda de un hombre, padre de dos hijos, alto y grueso, que usa el pelo largo, canoso, y suelto como cuando jugaba, allá por los 70, con la camiseta afuera y sin canilleras. Renquea por una operación de cadera que no impide moverse a todos lados en bicicleta, vive en la modesta casa de barrio Belgrano donde nació, y no le sobra el trabajo: se las rebusca todos los días repartiendo pan en una chata.

El Trinche (nunca supo por qué un vecino lo bautizó así) jugó sólo dos partidos oficiales en primera y nunca, en el exterior, aunque lo tentaron desde el Cosmos neoyorkino y desde Francia. Dicen que a la primera propuesta la trabó el mismísimo Pelé, figura indiscutible por entonces del equipo norteamericano.

Lo cierto es que debutó en Central en 1969, pero como no lo consideraron una promesa, se fue. Pasó por Flandria, jugó en Colón, en la localidad de Bigand, en Independiente de Rivadavia y Deportivo Maipú, ambos de Mendoza, pero siempre volvió a Central Córdoba, donde tiene arraigada el alma.

En Mendoza lo adoraron, lo llamaron Gitano y Rey, y lo quisieron retener de todas las maneras posibles. Dejó la carrera en 1986 y se mantuvo solitario aunque tuvo muchos amigos.

Fuente: La Capital

 

 

Lionel Messi volvió a entrenarse después de dos meses y bajo un estricto protocolo

Fuente: http://www.losprimeros.tv/nota/152795/murio-trinche-carlovich-idolo-charrua-fue-golpeado-forma-salvaje-intento-robo.html

Comentarios

Comentarios