Unidos con Francisco, en oración eucarística

1179
Noticias en Tucuman

Todo el mundo se unirá el domingo en oración eucarística, como lo pidió el Papa Francisco. Tucumán no será la excepción. Ese día, festividad de Corpus Christi, el arzobispo, monseñor Alfredo Zecca, presidirá la misa a las 17 frente a la Catedral. Luego se realizará la solemne procesión alrededor de la plaza Independencia.

En Roma, la solemne adoración eucarística se realizará a las 17, hora local, en un gesto único, convocado por el Papa, en el Año de la Fe. El propósito del Santo Padre es que el mundo entero se una en comunión con Dios, con el Vicario de Cristo y con todo el Colegio Episcopal al mismo tiempo. Se realizará en simultáneo en todas las catedrales del mundo y en todas las parroquias donde sea posible.

Bajo el lema “Un solo Señor, una sola fe” se extenderá la solemne adoración eucarística en unión mundial con todos los cristianos. “Será un acto, que podemos calificar como histórico: Las catedrales del mundo se sincronizarán con la hora de Roma y estarán, durante una hora, en comunión con el Papa en la adoración eucarística”, explicó monseñor Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización al presentar este acto clave del Año de la Fe.

“La adhesión a esta iniciativa ha sido masiva y fue más allá de las catedrales, involucrando a las conferencias episcopales, parroquias, congregaciones religiosas, sobre todo los monasterios de clausura y las asociaciones”, señaló el sacerdote.

El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización anunció también que el 15 y 16 de junio se llevará a cabo la Jornada del Evangelium Vitae titulada “Creyendo tendrán la vida”.

Nuevas esclavitudes
Todas las diócesis del mundo se sincronizarán con la hora de San Pedro y rezarán por las intenciones propuestas por el Papa. La primera es “por la Iglesia, extendida en todo el mundo. Que el Señor la haga cada vez más obediente a la escucha de su Palabra “más hermosa, sin mancha ni arruga, sino santa e inmaculada”.

La segunda intención del papa es “por aquellos que en los diversos lugares del mundo viven el sufrimiento de nuevas esclavitudes y son víctimas de la guerra, de la trata de personas, del narcotráfico y del trabajo esclavo”. También se orará por todos aquellos que se encuentran en precariedad económica, por los desempleados, los ancianos, los inmigrantes, los presos y los marginados.

Fuente: La Gaceta.

Comentarios

Comentarios