Ruta del Vino

1975
Noticias en Tucuman

La grandeza otorgada por la variedad de paisajes y el bagaje cultural que caracterizan a Tucumán, contrastan con la pequeña superficie que abarca dentro del territorio argentino. En sus 22.524 Km2, los rotundos cambios geográficos son acompañados por variaciones climáticas igual de pronunciadas, lo cual favorece la diversidad de paisajes y, consecuentemente, la gran oferta de actividades en la región.

Al Oeste de la provincia, a lo largo de la mítica Ruta 40, se encuentra la Ruta del Vino tucumana. El microclima de esta región se caracteriza por una gran amplitud térmica, jornadas diáfanas, y escasa humedad, producto de su imponente altura que alcanza los 3.000 metros sobre el nivel del mar en algunas zonas. Todas estas características, además de impactar directamente en las cualidades de los vinos, ofrecen un hábitat agradable para los turistas.
A lo largo de los 100 kilómetros por los cuales se extiende la zona vitivinícola, las bodegas y productores ofrecen degustaciones maridadas con gastronomía típica de la región, alojamiento de alto nivel y actividades especiales que combinan el mundo gourmet con eventos culturales, deportivos y recreativos; presentes en un calendario cada vez más poblado de actividades.
Además, se pueden disfrutar de tesoros arqueológicos heredados por las culturas precolombinas y jesuita: Pichao, Ruinas de Cóndor Huasi, Talapaz, Ciudad Sagrada de Quilmes. Todos estos testimonios históricos conviven en armonía con la tradicional pero evolucionada industria vitivinícola de la región. Es por esto que las visitas a los productores de la zona son una experiencia completa, que trasciende el concepto clásico de parcelas aisladas en pos de un paisaje armónico y unificado.
Otro aliciente a destacar es la cercanía con la región de Cafayate, referencia máxima de la Ruta del Vino de Salta, lo que amplía las posibilidades de disfrutar de muchas de las riquezas enoturísticas de nuestro país en un mismo viaje.

Comentarios

Comentarios