Reflexiones sobre el uso Sostenible de la Bicicleta

0
1111

Las ciudades que sustituyen los desplazamientos en autos por bicicletas disminuyen la contaminación atmosférica y el ruido, mejorando la calidad de vida de sus ciudadanos.
En el libro La Revolución de las Mariposas, su protagonista Oscar Patsí, promueve una revolución pacífica y silenciosa con la bicicleta como vínculo. Un alegato para que las ciudades sean más respetuosas del medio ambiente y la movilidad sostenible. Inspirado en este fenómeno de la naturaleza indómita que es la gran migración de la mariposa monarca. La gran revolución que predica con la práctica Patsí, es una revolución pacífica que no persigue otro objeto que llenar las calles de mariposas que revoloteen con el movimiento de sus pedales.

La bicicleta es, sin duda, el medio de transporte idóneo para las ciudades del siglo XXI, porque es un transporte limpio que aporta tanto a nuestro entorno como a nosotros mismos, es una revolución permanente, un constante proceso hacia la libertad que nos posiciona por sobre la bípeda naturaleza humana, ya que andamos “sobre ruedas” y eso constituye una diferencia evolutiva, a pesar de ello no tomamos conciencia.

Hubo una época en que la bicicleta, era el regalo más solicitado por los niños, e incluso llegó a tener su edad dorada entre los años 40 al 70, en donde el Ciclismo era un deporte tan popular como lo es hoy el basketball o el tenis, y la gente acudía a ver los Seis Días al Luna Park, o llenaba las avenidas de la ciudad para ver llegar o largar una carrera de bicicletas.

Luego, la transición entre un tiempo y otro, se llevó las bicis y trajo las consolas de video, los juegos electrónicos y las computadoras, cambiando los juegos en la calle por las pantallas, y las bicicletas pasaron a formar parte de los recuerdos.

Quizás esa sea una de las razones por las cuales los autos se tomaron las calles, las bicicletas ya no estaban.

Hoy las grandes ciudades heredadas del siglo XX cada vez tienen menos espacio público, porque se encuentran invadidos de autos, con las consecuencias que esto trae de contaminación, ruido y ocupación de espacio físico. Hasta han hecho variar los horarios de la gente, debido a la gran congestión de ellos en las calles, los tiempos de desplazamientos sean más largos, para la misma distancia, volviéndose cada vez más insostenible.

Tener un auto continúa siendo un símbolo de poder y “progreso”, y aunque somos conscientes de que el único poder que nos da, es el de contaminar y ser agresivos sobre el espacio urbano, igual se continúan patentando y vendiendolos en gran cantidad.

La planificación del transporte urbano en una ciudad desde la equidad y la cohesión social, debe implementar acciones que disminuyan el uso del auto como medio de transporte urbano y se sustituyan por otros medios menos contaminantes o no contaminantes como es el caso de las bicicletas.

El uso de la bicicleta como medio de transporte está lleno de ventajas al ser económico, saludable, ecológico, no contaminante, favorecer la independencia y da libertad al no tener que sufrir atascos y ser equivalente el tiempo a la distancia recorrida.

La bicicleta es el medio de transporte más eficiente y rápido en los desplazamientos urbanos inferiores a 7,5 kilómetros, así como el más eficaz energéticamente.

Las ciudades que sustituyen los desplazamientos en autos por bicicletas disminuyen la contaminación atmosférica y el ruido, mejorando en definitiva las condiciones de salud pública y de calidad de vida de sus ciudadanos.

Entonces, ¿cuáles son las razones que impiden que los ciudadanos no usen la bicicleta en su vida cotidiana, si el 90 por ciento sabe andar en ellas?

¿Razones de infraestructura, quizás? para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a usar la bicicleta en un entorno urbano, los poderes públicos deben eliminar los obstáculos que impiden o dificultan su uso. En ciudades medias y grandes es necesaria una red de vías para ciclistas útiles, seguras, cómodas y transitables por gente de todas las edades.

¿Prejuicios en torno al uso de la bicicleta? Estamos acostumbrados a escuchar que las bicicletas son buenas para otras ciudades pero no para la nuestra, o son buenas para otras personas pero no para nosotros. Todo ello en el entorno mediático y publicitario donde el auto es símbolo de poder y estatus social: Dime que auto tienes y te diré quién eres.

La tarea de superar los prejuicios depende de nosotros mismos, desde el análisis de la opción de movilidad más económica, rápida, ecológica, saludable, lo que la hace, en definitiva, la más inteligente.

Que existan tantas bicicletas en desuso o guardadas, es algo que a todos nos debiera preocupar. La solución a varios de estos problemas puede estar aún guardando tierra.

Si tienes una bicicleta, úsala y vive tu propia revolución, de esta manera serás parte de una alternativas de ocio en un mundo cargado de explotación, en donde el ser humano olvida cómo pasarlo bien. Solamente este hecho, te transportará hacia un culposo placer del tiempo perdido, que en este caso además, es útil para trasladarse.
(Pulso Turistico)

Comentarios

Comentarios