Patagonia lugar de encanto

1131
Noticias en Tucuman

Te ofrecemos otros cinco lugares de la Patagonia Argentina que valen la pena de ser visitados.

1. Bariloche.

bariloche

Alguna vez hay que darse el gusto de pasar un verano en Bariloche: ofrece de todo y para todos. Como gran ciudad patagónica, es ideal abordarla en auto, de modo de llegar cómodo a los puntos donde arrancan las decenas de opciones de trekking, los mojones con las mejores panorámicas andinas, las bases donde tomar los teleféricos que trepan las laderas de los cerros Otto o Catedral, por ejemplo, o para arribar a algún refugio de montaña (como el Neumeyer, en el Valle del Chalhuaco) y vivir, allí, inolvidables experiencias de senderismo. Se suma la vida de playa y las actividades acuáticas, tanto en el lago Gutiérrez como en el Nahuel Huapi. Y en verano no falta entretenimiento y buena gastronomía; como tampoco el chocolate (“el” ícono) y la cerveza artesanal. Pero para un buen porrón, sería ideal lanzarse, a poco más de cien km, al corazón juvenil de la región: El Bolsón (www.barilocheturismo.gob.ar).

2. Esquel.

Siguiendo hacia el sur, en Chubut, Esquel es un enclave multicultural que combina las tradiciones de las comunidades tehuelche y mapuche con la acentuada impronta galesa. De hecho, uno de los programas es darse una vuelta por Trevelin, a menos de 30 km, ideal para tomar un té completo típicamente galés y traerse una sabrosa torta (galesa, claro) a casa. Otra alternativa es subirse al histórico tren “La Trochita”, una salida de tres horas y media que se dirige hacia la estación Nahuel Pan y regresa a Esquel. Sin dudas, los amantes de la naturaleza verán en Esquel una buena base para abrir un paréntesis y conectarse (sea desde el fanatismo por la pesca con mosca, sea desde la pura contemplación por la madre natura) con el Parque Nacional los Alerces, frescura entre árboles majestuosos a 42 km de la ciudad. En carpa o simplemente para pasar días geniales, es imperdible detenerse en sitios como Villa Futalaufquen, los paradores y campings de los lagos Rivadavia y Menéndez, o deslumbrarse con los tonos de verde y turquesa que despliega el río Arrayanes (www.esquel.gov.ar/turismo).

3. El Calafate.

patagonia-10-destinos-para-las-vacaciones-2

Esta propuesta es ideal para quienes buscan un viaje corto: sería algo parecido a lanzarse para ver una de las más increíbles maravillas del mundo (¡queda en Santa Cruz!), el Glaciar Perito Moreno, y volver a casa totalmente satisfecho con la experiencia. Junto al inmenso lago Argentino, El Calafate es sinónimo de hielo y excursiones, lo que incluye, para que el paseo se enriquezca plenamente, una pasada obligada por el museo Glaciarium, un moderno centro de interpretación que explica todo lo que luego se verá en el Parque Nacional Los Glaciares. Además del clásico paseo a pie por la pasarela desde donde se ven (se escuchan y se sienten…) los desprendimientos del Perito Moreno, se pueden hacer paseos embarcados a otros glaciares, como el Onelli, Upsala o Viedma, y contratar caminatas con grampones sobre las masas de hielo. De regreso, El Calafate, con sus rincones de pueblo chico, ofrece excelente hotelería de alta gama, casino, restaurantes variados y un simpático centro comercial. Para agendar: en febrero se hace la Fiesta Nacional del Lago Argentino (elcalafate.tur.ar).

4. El Chaltén.

Al pie de los cerros Fitz Roy y Torre, el oeste de Santa Cruz tiene un epicentro donde naturaleza y deporte son sinónimos: El Chaltén. Reconocida como “capital nacional del trekking”, la comarca se ubica a 220 km de El Calafate. Allí la Cordillera de los Andes sobresale en todo su esplendor; muestra lo mejor de sí en los variados circuitos para recorrer a pie, con diferentes niveles de dificultad: desde caminatas cortas hasta expediciones de varios días (con ascensos sólo aptos para expertos). La flora y fauna andino-patagónicas acompañan a toda hora, al igual que el sonido de los saltos en el río Las Vueltas, donde se suele pescar trucha. Y hablando de agua, hay propuestas para navegar hasta el glaciar Viedma y por las aguas del lago Del Desierto. ¿Un imperdible? la visita al bosque petrificado La Leona (www.santacruz.gov.ar).

5. Ushuaia.

patagonia-10-destinos-para-las-vacaciones-1

Un plan diferente a todos, extremo geográficamente, donde bosques, montañas y mar se condensan, se fusionan. Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, es la ciudad más austral del globo, y el verano es un momento óptimo para conocerla. Hay que tener en cuenta que puede haber un poco de movimiento por la llegada y salida de cruceros que visitan la Antártida, pero de igual modo no habría que perderse la experiencia de navegar el canal Beagle o aprovechar los paseos en el Tren del Fin del Mundo hacia el Parque Nacional Tierra del Fuego: el ferrocarril transita los últimos 7 km que recorrían quienes se dirigían al antiguo Presidio de Ushuaia (hace casi cien años). Hoy funciona allí el Museo Marítimo, con una galería de arte que vale la pena visitar, al igual que los museos del Fin del Mundo y Yamana. Para no olvidar, los sabores patagónicos son de lo mejor; cualquier restaurante fueguino ofrecerá excelentes platos con centolla, merluza negra o cordero patagónico (www.turismoushuaia.com).

Irene Hartmann para el Suplemento Viajes del diario Clarin

Comentarios

Comentarios