Nuestro Himno cumple 200 años y sigue erizando la piel cada vez que lo cantamos

1051
Noticias en Tucuman

El 11 de mayo de 1813, la Asamblea General Constituyente aclamó el Himno Nacional de Vicente López y Planes y Blas Parera. Después de varias modificaciones, en 1860 el pianista Juan Pedro Esnaola presentó la versión que hoy conocemos. “Es una de las piezas musicales más hermosas del mundo”, afirman los expertos. Las versiones modernas generan diversas reacciones.
Inspira respeto. El corazón late más fuerte cuando la voz enciende el ¡Oíd mortales el grito sagrado sagrado, libertad, libertad, libertad! Es la poesía que define la identidad argentina, ya en las versiones que respetan el espíritu fundacional o en las interpretaciones aggiornadas. Nada ni nadie parece poder romperle la fuerza emotiva que tiene nuestro Himno Nacional. Las estrofas de Vicente López y Planes fueron aclamadas un 11 de mayo de 1813, hace 200 años, por la Asamblea General Constituyente.

La historia del Himno argentino es toda una historia. Nace como un encargo del Primer Triunvirato, que pretendía darle al pueblo un canto nacional. Se le pidió al Cabildo que mandase a componer la “marcha de la patria”. La Asamblea aprobó el texto de Vicente López y Planes y la música fue compuesta por Blas Parera. A partir de entonces sufrió diversas modificaciones hasta que en 1860 el maestro Juan P. Esnaola presentó una segunda versión basada en el original de Blas Parera.

La letra y música del Himno fue objeto de patrióticos debates y apasionadas discusiones sobre cuál era en realidad la versión definitiva. Los expertos consideran que musicalmente es una de las piezas más hermosas del mundo.

“Cantarlo es algo que siempre tiene un sabor especial”, señala Ricardo Sbrocco, director del Coro Estable de la Provincia y de la Orquesta Sinfónica de la UNT.

Lo sienten los intérpretes y también quienes lo entonan en cada acto patriótico en la escuela. “Entre las canciones patrias, el Himno tiene un lugar privilegiado. Es el que más respeto despierta. Los veo desde niños, desde los cuatro años, cantar el Himno con fervor, con un compromiso sorprendente”, comentó Marina Espeche, maestra de música del nivel inicial y de la primaria.

Respecto de las oxigenadas versiones que desde 1990 los cultores de la música joven le imprimen al himno, hay reacciones variadas. Algunos sostienen que ayudan a mantenerlo vivo: “la gente empezó a entender las letras, las frases. Creo que es positivo siempre y cuando no se pierda de vista que se trata de una música que nació cuando aquí se hacía una revolución”, explica. A sus alumnos, la frase que más les pega es “Y los libres del mundo responden: al gran pueblo argentino, ¡salud!”.

“O juremos con gloria morir” es para el cantante Fernando de La Orden la frase que le eriza la piel cuando interpreta el himno. “Eso resume todo -afirma-: entrega, pasión, trabajo, amor… todo por defender nuestra tierra y nuestra patria, aquella que cultivaron nuestros abuelos”.

A 4 voces
No sólo se lo canta al unísono
“El Himno se canta usualmente al unísono, pero hay arreglos a cuatro voces. Yo conozco uno muy interesante, que suena muy bien, de Vivian Tabbush, un músico porteño que hace arreglos de música popular, algunos complejos y otros muy accesibles para todos los coros. Además ha escrito mucha música para coros vocacionales. A su arreglo del Himno Nacional Argentino lo cantamos con el Coro de Cámara en 2010, en Santiago del Estero, con motivo del Bicentenario del 25 de Mayo. Tabbush respeta la versión ‘original’, tiene toda la armonía; distintas son las versiones de Charly García o de Lito Vitale”. (Ricardo Steinsleger. Director de la carrera de Dirección Coral, Ismunt y director de coros)

En la escuela
“Hay que respetar la versión original”
“Como el Himno es una obra de estilo romántico, prefiero la versión que en 1860 hizo Juan Pedro Esnaola. Ahora, mientras no se desvirtúe y se mantenga el efecto de generar sentimiento de amor a la patria, está bien que se lo interprete aunque sea por vías estilísticas diferentes de las tradicionales. Me encantan las versiones del Himno a la medianoche en las radios.

Es una manera de reversionarlo con un carácter más cercano a la música popular. En la escuela se pueden escuchar las versiones, pero como objetivo pedagógico hay que respetar la versión ‘original’. (Luis Conde. Profesor de varias materias en el Ismunt y en la Escuela Sarmiento; conductor de tres programas en Radio Universidad)
Movilizador
“Al cantarlo afloran sentimientos fuertes”
“En el Coro Estable de la Provincia cantamos el Himno en muchos actos patrios. Sin embargo, nuestras fibras más íntimas se movilizan de diferentes maneras porque siempre hay componentes emotivos nuevos… No nos olvidemos de que es nuestra canción patria y que, si bien somos profesionales, cuando la interpretamos, nuestro recuerdo nos lleva a las primeras veces que lo cantamos en la infancia. Es decir que siempre está presente una carga emotiva muy fuerte y personal que varía porque depende de las circunstancias, del momento, del lugar. Esto nos lleva a soltar la voz y a cantar con garra. A todos los cantantes les debe pasar algo similar. Las voces formadas no tienen problema cuando deben cantarlo bien temprano, a la hora de los actos, pero hay que tomar recaudos porque la voz se ‘despierta’ lentamente. Pero cada cantante tiene sus secretitos”. (Daniel Arrieta. Cantante lírico -tenor-; integrante del Coro Estable de la Provincia)

Tonalidad
“Está pensado para voces agudas”
“En cada acto, nuestra canción patria aporta un condimento, un sabor especial. No es lo mismo cantar el Himno Nacional que cualquier otra canción a capella. Y aunque depende mucho de las circunstancias o del acto, el sentimiento que aflora es muy especial. Con los cantantes no pero con las orquestas tiene algunas complicaciones rítmicas. El músico Gustavo Mulé, que trabaja en Buenos Aires, me contó que durante una protesta del Coro y la Sinfónica Nacional, querían interpretar el Himno. Como no estaba el director uno de los músicos tomó la batuta. Pero a pesar de ser músicos profesionales no pudieron interpretarlo porque la persona que quiso dirigir no era idónea. Ocurre que la composición tiene momentos complicados. Está compuesto en una tonalidad rara -en Si bemol- que no es cómoda de cantar para las voces graves. Está pensado para voces agudas”. (Ricardo Sbrocco. Director del Coro Estable de la Provincia y de la Orquesta Sinfónica de la UNT)

Emocionante
“Respeto la letra y la melodía”
“El Himno Nacional Argentino es una de las canciones más emocionantes que interpreté. Sin dudas resume el sentir de todo el país y su constante lucha por crecer y salir adelante. Siempre me lleva a la nostalgia y me emociona profundamente.

La primera vez que lo canté fuera del colegio fue con mi antiguo grupo de folclore, junto a otros artistas, durante el concierto del 25 de Mayo de 2002, en el Teatro San Martín. La Argentina era un caos por la caída de De La Rúa. Fue tremendo ver las lágrimas en los rostros del público y en los nuestros. La emoción nos desbordó. Respeto a pie juntillas la letra y la melodía; me entrego totalmente cuando lo canto: pongo toda mi pasión. En ese momento me siento más argentino que nunca. La versión que me gusta más es la que grabamos el año pasado. Una excelente idea de mis colegas de QV4 -un exitoso grupo de artistas tucumanos-“.

(Fernando de la Orden, cantante lírico)

INICIATIVAS Y ACTIVIDADES
– Propuesta para modificar la letra.- En los últimos días causó sorpresa la propuesta del diputado Jorge Ceballos, del partido Libres del Sur en la provincia de Buenos Aires, quien solicitó que se modifique la letra del Himno Nacional para incorporar una referencia a la situación de los pueblos originarios. “Queremos reincorporar una cuarteta que reconoce la rebeldía del Inca, que simboliza la lucha de los pueblos originarios contra el opresor. Que se cante en todas las escuelas del país, porque ellos son un componente constitutivo de nuestra Patria, nuestra Nación, nuestro Estado”, justificó el referente de la agrupación, que integra el Frente Amplio Progresista (FAP). Según detalló, se trata de dos párrafos que desaparecieron de la letra cuando se abrevió el Himno. Estos son los párrafos que propone reincorporar: “Se conmueven del Inca las tumbas/ Y en sus huesos revive el ardor/ Lo que ve renovando a sus hijos/ De la Patria el antiguo esplendor / Desde un polo hasta el otro resuena/ De la fama el sonoro clarín/ Y de América el nombre enseñado, Les repite ¡mortales! Oíd”.

– De interés legislativo.- La Legislatura tucumana no quiere quedar afuera de los festejos por el bicentenario del Himno Nacional Argentino, que se conmemora mañana. El legislador Reinaldo Jiménez presentó un proyecto para que esta celebración se declare de interés legislativo. “La historia de nuestro Himno Nacional es controvertida y ha generado no pocas polémicas; luchas que tienen que ver con nuestra afirmación como patria a través de los años y de los sucesos que nos han tocado y que hemos elegido vivir. Declarar de interés legislativo el bicentenario del Himno Nacional Argentino es declarar como no negociables nuestra libertad, independencia y soberanía, conceptos expresados de manera cabal en nuestra más alta canción patria”, expresó el parlamentario.

– Congreso nacional.- Los 200 años del Himno Nacional Argentino se celebrarán la semana próxima en la Universidad Católica Argentina (UCA), con la realización de un congreso nacional y una muestra de vestidos de época. Los festejos comenzarán el martes, cuando se ice la bandera nacional, con la actuación del Coro Nacional de Ciegos y de la Banda Sinfónica del Colegio Militar. Luego, se llevará a cabo el II Congreso Nacional Bicentenario Patrio “Asamblea Constituyente del Año XIII. Sociedad, Libertad y Cultura”, que se desarrollará entre el 14 y el 16 de mayo.

Duraba 20 minutos y tuvo 80 versiones

El Himno Nacional Argentino que hoy escuchamos corresponde a la versión realizada por el pianista Juan Pedro Esnaola. Según los estudiosos, el himno tuvo unas 80 versiones distintas. La versión original del himno duraba 20 minutos. En 1924, fue abreviado a entre 3 minutos 30 segundos y 3 minutos 53 segundos. En 1813 se lo llamó “Marcha Patriótica” y luego “Canción Patriótica Nacional. En 1847, recibió la actual denominación de “Himno Nacional Argentino”.

Fuente: LA GACETA.

Comentarios

Comentarios