Matías Ola nadó en el estrecho de Bósforo para unir Europa y Asia

1199
Noticias en Tucuman

El tucumano, de 28 años, completó la segunda de las siete travesías con las que espera unir los cinco continentes a nado.Durante una hora, el estratégico estrecho que une la orilla europea y asiática de Estambul tendrá un paisaje distinto al habitual: no habrá embarcaciones y cruceros internacionales, sino un nadador tucumano de aguas abiertas con un ambicioso sueño. Matías Ola, de 28 años, buscará mañana en el Bósforo completar la segunda de las siete travesías con las que espera unir los cinco continentes a nado.

Al igual que en las gélidas aguas del Estrecho de Bering, donde en agosto integró un equipo por relevos que unió a lo largo de seis días Siberia y Alaska, el deportista argentino se sumergirá sin la protección de un traje de neopreno. “Después de nadar en Bering el miedo no existe”, asegura Ola en diálogo con la agencia DPA.

Con una temperatura de 18°, las aguas turcas serán como un sauna tras aquella experiencia a 130 kilómetros del Círculo Polar Ártico que le valió un lugar en los récords Guiness, aunque la nueva prueba lejos está de ser sencilla.

“Habrá que tener cuidado con las picaduras de medusas y las corrientes. Además se esperan para el miércoles lluvias y vientos de 30 kilómetros por hora, por lo que puede haber oleaje”, adviertió Ola, un nadador con una poco habitual especialización en aguas heladas.

“Unir el Mundo”
La aventura en tierras turcas, donde está instalado desde el domingo junto a un equipo que incluye a su entrenador, un guardavidas, un médico, un fotógrafo y un documentalista, forma parte del desafío “Unir el Mundo”, un proyecto con fines deportivos, científicos y sociales.

El recorrido en Estambul marca apenas el comienzo de una travesía que continuará a lo largo de 2014 con los tramos Oceanía-Asia, a través de Indonesia; Europa-África, por Gibraltar (el tramo se iba a hacer a fines de junio de 2013, pero fue cancelado por los fuertes vientos); Asia-África, por el Golfo de Aqaba y África-Europa vía Túnez.

También habrá un nuevo recorrido por Bering, pero esta vez partiendo en forma individual desde las Islas Diómenes. La aventura del “Felix Baumgartner argentino” concluirá en el “fin del mundo” con un recorrido por la Isla de los Estados, en el Atlántico Sur. El calendario prevé adicionalmente travesías por las Islas Malvinas y la Antártida Argentina.
Por un centro de rendimiento
Los objetivos de Ola, sin embargo, apuntan muy lejos del mar. “La travesía es una excusa. El proyecto tiene un objetivo solidario, que tiene que ver con cambiar el desarrollo del deporte y la natación en el interior del país”, cuenta el nadador, que aspira a recaudar fondos para poder instalar un centro de alto rendimiento en su Tucumán natal, en el norte argentino.

El deportista cuenta con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y otros organismos públicos argentinos, que le pagaron los pasajes y le ayudaron a conseguir hoteles a buen precio, aunque el 50 por ciento se basa en sustento propio, por lo que aún está a la búsqueda de auspiciantes. El Comité Olímpico Argentino, en cambio, no le brindó las oportunidades que esperaba. “Fue decepcionante”, asegura.

Ola aprendió a nadar recién a los 21 años y supo de inmediato que la suya no sería una carrera ortodoxa: “Me di cuenta que no iba a llegar muy lejos nadando en piscina y tomé la decisión de seguir nadando en otro contexto. Miré en Internet y encontré las travesías en aguas abiertas. Y ahí nació la posibilidad de unir los continentes por el mundo”.

El proyecto también tiene fines científicos. Los entrenamientos realizados en las aguas de la Patagonia argentina, donde se sumergió en lagos con temperaturas cercanas a los cero grados e incluso dio brazadas frente a las paredes del famoso Glaciar Perito Moreno, despertaron la atención de estudiosos de la Universidad de La Plata, interesados en evaluar la adaptación al agua helada sin un traje de neopreno.

“Entreno como velocista y fondista, porque para nadar en aguas frías necesito velocidad”, explica Ola. El tucumano confía en nadar idea y vuelta los 1,2 kilómetros del estrecho de Estambul en menos de 20 minutos. Aunque para él, a diferencia de casi todos los nadadores, las metas de tiempos son algo totalmente secundario.

fuente:http://www.lagaceta.com.ar/nota/562284/matias-ola-se-encuentra-horas-nadar-estrecho-bosforo-para-unir-europa-asia.html?origen=mlt

Comentarios

Comentarios