Los vinos de los valles son una promesa de sabores; viajá y descubrilos

1889
Noticias en Tucuman

En Tucumán hay tres bodegas que actualmente producen vinos y cinco más en construcción. De a poco, la industria vitivinícola crece, ya es posible visitar algunos establecimientos, caminar entre los tanques de acero y las barricas de roble, y conocer de cerca el proceso de elaboración.
Los Valles Calchaquíes guardan riquezas aún desconocidas por muchos. Entre las montañas que dibujan paisajes tan irregulares como imponentes a más de 1.600 metros de altura y la abundancia cultural que incluye la herencia aborigen, hay sabores auténticos que están surgiendo en un terruño excepcional. Con sello propio y mucha personalidad, los vinos tucumanos trazan sobre la ruta 40 un camino para regalarle al paladar nuevas sensaciones y descubrir en las bodegas cómo se produce esta bebida de fuerte historia en la provincia.

En Tucumán funcionan tres bodegas (Chico Zossi, Las arcas de Tolombón y Bodega Posse) y hay otras cinco en construcción. Pero existen más de seis productores que se sirven de variedades como Malbec, Cabernet Sauvignon, Sirah, Tannat y Torrontés para crear vinos propios de la región (les encargan a las bodegas su elaboración): con colores profundos, aromas especiados y presencia de frutos rojos.

“Estábamos paseando por Cafayate y nos contaron que en Tucumán también se hacen vinos. No sabíamos, así que nos vinimos a conocer y a probar”, contó la rosarina Graciela Villarreal, mientras recorría con su familia la bodega Las Arcas de Tolombón, cuyo edificio de tres alas está inspirado en la cultura incaica y en la árabe.

Enormes tanques de acero inoxidable, cientos de barricas de roble francés, miles de botellas llenas y vacías y dos máquinas plateadas (fraccionadora y etiquetadora) son parte del paisaje que es flanqueado por 30 hectáreas de viñedos.

“A los turistas les ofrecemos una breve reseña sobre la bodega. Les explicamos los pasos de elaboración, conservación y fraccionamiento del vino. Los llevamos a la cava y concluimos con una degustación sin cargo”, contó el ingeniero Juan Goita, administrador de Las Arcas de Tolombón, que está abierta al público todo el año, de 9 a 17.

La bodega Chico Zossi es la primera de provincia: produce vino desde 1916. A su historia la inició Baltazar Chico, que arrancó con la bodega cuando llegó de España. Hoy, casi un siglo después, Baltazar Chico Zossi y su hijo Baltazar están a cargo del emprendimiento viñatero. “Sólo dejamos de producir durante algunos años en los 60. Pero lo levantamos y continuamos. Esto es más que nada una pasión para nosotros”, aseguraron. La bodega, que produce unos 20.000 litros de vino al año, cuenta con una sala de degustación que está abierta al público especialmente en temporada los fines de semana y los feriados.

De alta gama

Un largo camino de polvo separa a la Bodega Posse del asfalto de la ruta. En el medio de la finca se levanta una imponente estructura de piedra y hormigón multifunción, donde se producen y se almacenan dos variedades de vino de alta gama.

La finca cuenta con 20 hectáreas de vid y 40 hectáreas de nogales. Pero si querés visitarla tenés que hacer una cita previa, aseguró Rubén Reyes, empleado de la bodega. “Todavía estamos en etapa de inversión y desarrollo”, aseguró.

Una producción en crecimiento

Los vinos tucumanos se van posicionando lentamente, pero aún hay un largo camino por transitar, según analizó Roberto Carro, quien produce el vino Río de Arenas. “A los resultados los estamos viendo y el futuro es promisorio, pero esto recién está empezando”, destacó. Carro, cuyo campo está en Colalao del Valle, lamentó que en la provincia aún no se conozcan tanto los vinos producidos en los Valles Calchaquíes. “Hace poco firmamos un convenio con el Ente Tucumán Turismo para ganar difusión. No puede ser que tengamos más clientes salteños que tucumanos”, renegó.

De igual manera reaccionó Baltazar Chico Zossi, quien contó que los turistas se sorprenden cuando descubren que en Tucumán también hay bodegas. “Muchos creen que sólo somos una provincia de caña de azúcar y cítricos. Eso es una pena”.

Para el bodeguero, Tucumán no está actualmente a la altura de Salta o de Catamarca porque no se han realizado las inversiones necesarias, como pasó en ciudades como Santa María y Cafayate. “Las condiciones de suelo están; también las condiciones climáticas. Nuestra uva torrontés posee mucha más sanidad que la de otras provincias”, consideró.

Comentarios

Comentarios