La Fuerza del Terroir Calchaquí Tucumano

0
1308

Terroir
En el área central del Valle Calchaquí, al Noroeste de la provincia, se extiende la zona vitivinícola tucumana, la cual se destaca por ser una de las zonas de producción vitivinícola más altas del Mundo.
El clima de la región se caracteriza por inviernos fríos, veranos calurosos, mayormente seco, y con mucha exposición solar. El suelo es franco arenoso -pedregoso en ocasiones-, permeable, limpio y profundo.
El riego de los viñedos se realiza por goteo en la mayoría de los casos, aunque también se aplica el riego por manto. Siempre se utiliza agua pura de deshielo, lo cual favorece a la pureza de la uva.
La combinación entre la altura (que alcanza hasta 2500 metros sobre el nivel del mar), las óptimas condiciones climáticas, que a su vez repercuten en el suelo haciéndolo fuerte y resistente; y el agua de deshielo, dan como resultado vinos con una impronta única, que concentran en cada botella la personalidad de una provincia que, a pesar de ser la más pequeña de la Argentina, se proyecta en grande gracias a la calidad de su producción.

Vinos
La tradición vitivinícola en la provincia se inició en el Siglo XVI. Ya en el Siglo XIX comenzaron a elaborarse vinos para el mercado de la mano de la variedad Criolla Chica.
A partir de 1910, Baltazar Chico (principal productor de la época) expandió la superficie de viñedos gracias a canales de riego y represas, logrando hacia la primera mitad del Siglo XX exportar vinos a los países limítrofes.
En la actualidad, la superficie de viñedos alcanza las 89 hectáreas, en las cuales hay implantadas uvas de las variedades Tannat, Malbec, Syrah, Bonarda, Torrontés y Cabernet Sauvignon. Todas cepas de gran producción a nivel nacional y mundial pero distintas de todo lo conocido gracias al carácter esencial del Valle Calchaquí.

Fuente: Vinos del Tucumán.

Comentarios

Comentarios