Historias y recetas para recordar a Siria en Tucumán

1108

“De la Siria de Mari, Ebla y Ugarit al Mundo” invita a un viaje por la cultura madre de muchos de nuestros inmigrantes. Se presentará esta noche.
-“¡No rompas el silencio con algo menos bello!” – “Lastima al envidioso haciéndole el bien”.

– “Quien desea un amigo sin defectos, sin amigo queda”.

Los refranes recogidos por Juana Sadir de Asfoura pincelan el universo sirio, junto a recuerdos, costumbres y datos históricos de la tierra de sus ancestros. Todos estos ingredientes a los que se suman recetas de las comidas típicas dan lugar a “De la Siria de Mari, Ebla y Ugarit al mundo”, de ediciones Lucio Piérola. El editor presentará la obra esta noche a las 20.30, en la Sociedad Sirio Libanesa, de Maipú 575.

El típico maamul (masitas árabes) que se sirve en la Pascua se hace con 300 gramos de harina, 200 gramos de sémola de trigo y 300 gramos de manteca. Se amasa y se rellena con dátiles y nueces. Se moldea y se lleva al horno. El maamul recuerda la esponja embebida en vinagre que se le dio de beber a Jesús en la Cruz, pero solamente en su forma, ya que su sabor deleita el paladar. Es una de las tantas recetas regionales que Sadir de Asfoura revela en las páginas de este libro. Las fotos están tomadas de platos hechos por sus propias manos.

“Hay mucha confusión. Una vez me invitaron a una comida porque había venido el embajador de Turquía y yo tengo ascendencia árabe. Otra vez escuché decir que Irán era árabe porque practicaba la religión musulmana. Esto no es así, Irán no es árabe. Muchas personas no saben distinguir un país de otro, por eso escribí este libro, que comencé hace cinco años”, explicó Sadir de Asfoura, hija y esposa de sirios.

En este libro, la autora vuelca sus apuntes de viaje, sus propios recuerdos y fotos familiares y devela viejas recetas de comidas regionales, acompañadas de una descripción detallada sobre las costumbres. Así nos enteramos, por ejemplo, cómo se prepara el cordero relleno que preside la mesa pascual: “se sala y se rellena un cordero con arroz, previamente lavado con agua hirviente, sal y unas gotas de limón y sus menudos picados, pimienta árabe, manteca, piñones y almendras. Se lo hornea lentamente”.

El libro también recopila canciones árabes de la tradición oral como versos de su propia cosecha: “Sin conjugar se adormeció mi alma/ sobre la tristeza acurrucada de la almohada/ El perfume de jazmín en la penumbra gris/ sin respirar/ quedó aprisionado”.

El libro de Sadir de Asfoura ubica al lector en la historia y en la geografía. Y a partir de allí va introduciéndolo poco a poco en la cultura y en sus costumbres de aquellas latitudes. Es entonces cuando se puede entender sus refranes y pensamientos: “El huevo de hoy es más importante que la gallina de mañana” o “Visita la cárcel una vez en la vida para que percibas la gracia que Dios te ha concedido en cuanto a la libertad”.
(La Gaceta)

Comentarios

Comentarios