“Gratiferia”: antes de tirar algo a la basura, lo ofrecen a otro

1417
Noticias en Tucuman

Un grupo de Facebook sirve para pedir y regalar aquellas cosas que ya no nos sirven; la única condición es que no medie ni el trueque ni la plata.

Entonces sobrevino el cachivache. Y dijo el hombre: “¿qué hacer con esto?”. Desde los confines de la virtualidad surgió la respuesta: ofrecedlo en Facebook. Y todos convinieron en que eso estaba bien.

La iniciativa parece una solución divina: alguien posee algo que no le sirve más y se lo da a otro. No lo tira en la basura, no, sino en un muro ávido de encontrarle utilidad. De eso se trata el grupo “¿Alguien tiene? Yo tengo”, creado para pedir y regalar esos objetos (a veces también servicios) que deambulan en la casa sin destino fijo y que se guardan “por las dudas” hasta que, finalmente, duermen un sueño eterno en alguna esquina polvorienta. Revistas, cartuchos de videojuegos, partes de computadoras y hasta gatos que cazan lauchas: todo sirve a la hora de pedir u ofrecer. Eso sí, la regla de oro es que la acción debe ser completamente desinteresada, sin que medie el trueque ni el dinero. Como en los tiempos de Adán y Eva.

El grupo, también conocido como la “Gratiferia”, está administrado por Virginia Villagrán, quien no sólo fue su creadora sino que además compartió la idea con gente de Misiones y Córdoba, adonde funcionan páginas similares. Tuvo tanto éxito -hasta el cierre de esta edición juntaba 2.700 miembros- que los pedidos han ido saliendo de lo meramente material y hay quienes han llegado a solicitar que le evacuen dudas, que le enseñen a arreglar el auto, que le recomienden strippers y hasta que le den consejos amorosos.

A Damián Esteban Márquez el grupo le dio la oportunidad de conseguir una guitarra criolla (la necesitaba para donarla a un taller de música) y también de conocer gente: cuando fue a retirarla, en Tafí Viejo, se quedó hablando durante horas con quien se la regaló, Leandro Chávez. “Hay mucha gente interesada en esto, probablemente por el contexto social y económico en el que vivimos. Apenas se publica algo aparecen muchas respuestas y la verdad que es preferible esto antes que tirar las cosas. Lo mejor es que no hay necesidad de trueque ni de venta. Se piden desde mensajes de texto hasta el número de una pizzería”, comentó.

La de Matías Hadla fue otra buena experiencia. Necesitaba un celular que ya no se vende en el mercado y, tan sólo media hora después de pedirlo, encontró quien se lo diera. “Me lo mandaron en un servimoto, todo embaladito. Me sorprendió porque pensé que en Tucumán estas cosas no se daban, que ocurrían en ciudades grandes. Te pone tan contento algo así, que te dan ganas de retribuirlo obsequiando algo tuyo. Es una muy buena idea”, valoró.

El pedido de Gero Argañaraz fue particular: preguntó quién tenía ganas de jugar juegos de mesa y pasar un buen rato. “Conocí la página gracias a mi hermana y vi que no sólo se buscaban cosas materiales, así que me pareció copado motivar una juntada. Por supuesto que, al ser gente desconocida, uno toma sus recaudos, como tratar de ir en grupo y cuidar que la reunión se haga en lugares públicos”, reconoció. Como casi todos, Gero destacó el hecho de que no haya comercio de por medio: “si alguien va a deshacerse de algo, ¿qué mejor que preguntar si a otro le sirve? Uno simplemente da. Tal vez, con el tiempo, reciba”.

TIPS PARA LOS QUE OFRECEN

La venta está prohibida: si alguien intenta lucrar, puede ser denunciado por el resto de los usuarios. Si la entrega del objeto es personal, es aconsejable dar la dirección o el teléfono por mensaje privado, de modo que no lo conozcan todos.

TIPS PARA LOS QUE PIDEN

Cuando se publican buenas oportunidades, gana el que primero responde. Por eso, muchos revisan dos o tres veces por día el muro del grupo y controlan si hay algo útil. Para buscarlas, conviene pedir referencias del “donante” a amigos en común.

Comentarios

Comentarios