“Ema Gómez pasó seis días sin custodia policial”, aseguran los hijos del juez Aráoz

194
Noticias en Tucuman

“A Ema Gómez le dieron el beneficio de la prisión domiciliaria el año pasado invocando el interés superior de su hijo. Después de 50 días se la renovaron, pese a que una de las asistentes sociales que la visitan dijo en la última audiencia que la casa no tuvo custodia policial por seis días”, denunció Rodolfo, hijo del juez Héctor Agustín Aráoz, acribillado a balazos en 2004. Por este homicidio, Gómez recibió una pena de prisión perpetua.

“No hay forma de saber si ella salió o no durante esos días”, agregó Joaquina Aráoz, también hija del magistrado. Según afirmó, la familia vivió con decepción el último fallo. La prisión domiciliaria de la acusada se extendió por cuatro meses más.

Ambos dijeron que esta decisión lleva consigo muchos riesgos. “No sólo significa un riesgo para nosotros, porque puede tomar represalias, sino también para sus propios hijos. Ella puede tener una reacción violenta, de las que tiene antecedentes. Si les hiciera algo, nadie podría defenderlos. Hay informes en la causa que dicen que ella tiene trastorno límite de la personalidad. Y la última prisión domiciliaria que tuvo fue revocada cuando la vieron paseando en la Plaza Urquiza. Los jueces no fueron rigurosos con las pautas que marcaron”, advirtió Joaquina.

Su hermano, por su parte, señaló que, si llegara a ocurrir una tragedia, la culpa será del tribunal. “Ella usa los embarazos y tiene hijos para gozar de la prisión domiciliaria”, arriesgó.

Los hermanos coincidieron en que el hijo de Gómez debería estar con su padre. “La ley dice que la madre tienen que estar en su sano juicio. El niño no tiene que vivir en un ambiente nocivo. Si uno visita el Juzgado de Menores va a ver todos los casos en que los niños son entregados a sus padres. Esta es una excepción. El hombre se estaba haciendo cargo de la chiquita más grande. ¿Por qué no darle la guarda de ese niño?”, esgrimió Joaquina.

Palabra del tribunal

En una entrevista que se brindó a LA GACETA en diciembre, la jueza Stella Maris Arce -quien integra el tribunal con Carlos Caramuti y Alfonso Zóttoli-, argumentó: “Según el informe psicológico, era necesario sacarla del penal por la salud mental del niño. Nadie impugnó los informes de los especialistas. Y la ley estipula que en estas situaciones se debe dar la prisión domiciliaria para garantizar el normal desarrollo del bebé”

“Conociendo sus antecedentes de problemas con arrestos domiciliarios dispusimos un control estricto, diario, con horarios alternados”, había alegado Caramuti.

Comentarios

Comentarios