El Renacimiento italiano arriba nuevamente a la Argentina con una apuesta millonaria

992
Noticias en Tucuman

Con una primera edición exitosa como antesala, el Museo Nacional de Arte Decorativo exhibe Meraviglie dalle Marche II, la muestra compuesta por 36 obras de arte italianas que abarca trabajos desde el Prerrenacimiento hasta el Barroco. La exhibición, una apuesta millonaria, trae a Buenos Aires patrimonio invaluable que jamás ha salido de Italia y piezas de movimientos artísticos rara vez exhibidos al público en el país.

“Italia no tendrá petróleo, pero sí tiene otro oro negro: el inmenso patrimonio artístico, el más grande del mundo”, sostuvo la embajadora italiana en la Argentina, Teresa Castaldo, durante la presentación para la prensa donde hizo un breve repaso de la cooperación diplomática entre ambos países en materia artística y cultural.

Meraviglie dalle Marche II es la apuesta particular de la región italiana Marche, de donde provienen las obras, que tiene como fin “mostrar la belleza de la región que dispone de un patrimonio artístico excepcional demostrado en sus casi 400 museos”, explicó la diplomática.

La muestra, dispuesta cronológicamente, incluye trabajos de artistas de la talla de Perugino, Lorenzo Lotto, Tiziano, Domenico Tintoretto, Guido Reni y Sassoferrato, entre otros, provenientes de museos privados y públicos e iglesias de la región. El énfasis: las pinturas del Cinquecento y Seicento, período que abarca el Renacimiento maduro, el Manierismo y el Barroco.

A lo largo de tres salas el espectador experimenta desde la simetría en tablones y frescos prerrenacentistas, la pintura religiosa, de devoción y sofisticada del Renacimiento, las diagonales y el movimiento que asoman en los trabajos manieristas, hasta las sombras, el tenebrismo y el drama del barroco. La curaduría estuvo a cargo de los italianos Giovanni Morillo y Stefano Papetti.

Las Madonnas, los santos, los mártires y la reproducción de los pasajes de la Biblia se repiten cada una con su particularidad, porque, como aseguró el director del museo, Alberto Belucci, a medida que se recorre Meraviglie… “se hace cada vez más notoria la individualidad del artista”.

Se destacan al ingreso a la sala “Cristo juez” de Andrea da Bologna (siglo XIV), que forma parte de uno de los frescos que decoraban la iglesia de San Niccolò. Muy cerca de allí asoma “San Miguel expulsa a Lucifer” de Lorenzo Lotto (circa 1545), donde la disposición de los protagonistas dibuja una diagonal que remite a la expulsión que se está llevando a cabo, a caso una metáfora de la batalla que la Iglesia Católica llevaba adelante contra el protestantismo.

Más adelante, aparecen la “Adoración de los Magos” de Tintoretto (1587), el “San Jerónimo” atribuido a Guido Reni (circa 1600) -que remite directamente a los trabajos de Caravaggio- y la “Virgen en oración” de Sassoferrato (siglo XVII).

En la última parte del recorrido el tamaño de las pinturas se expande y las formas se vuelven neoclasisistas: es el momento del Barroco y los cuadros que alcanzan el siglo XIX.

La exhibición requirió una inversión de u$s 700 mil para traslado y puesta a punto de las obras, además de un seguro valuado en 50 millones de euros. El costo corrió por cuenta de la región Marche, interesada en atraer al turismo. Su socio en el país, la empresa Artifex, se hizo cargo de la logística en la Argentina.

En su primera edición realizada en 2012, Meraviglie… convocó a más de 100 mil espectadores que hicieron cola sobre la Avenida Libertador para formar parte de la experiencia. Con un antecedente exitoso, en agosto de 2013 se empezó a pensar una segunda etapa. En el medio, una devaluación que podría haber hecho tambalear su realización.

Consultada sobre los efectos de los vaivenes del dólar ante en una apuesta artística millonaria, la directora de Artifex, María Pimentel, indicó a ámbito.com que “la muestra viene patrocinada por la región de Marche, si no hubiese sido imposible pagarla, hacer los giros a la exteriores. Nosotros nos hicimos cargo del montaje, del museo, del catálogo, de la inauguración. Hacer el montaje en el Museo Nacional de Arte Decorativo, que es un museo palacio, que no se puede clavar ni un clavo, es una obra de ingeniería costosísima”.

“La preparación de una muestra lleva mucho tiempo. Primero se piensa cuál va a ser el guión museográfico, luego se eligen las obras que pueden integrar esa exposición, pero después hay un gran trabajo de ver qué obras están en condiciones de viajar, cuáles no. Es un viaje muy largo y son obras muy antiguas, a pesar de que se tienen todos los cuidados y los embalajes especiales, y después hay que pedir los permisos de obra y todos los trámites para trasladarlas”, explicó.

Meraviglie dalle Marche II podrá verse desde el 20 de septiembre hasta el 30 de noviembre en el Museo Nacional de Arte Decorativo (Av. Del Libertador 1901), de martes a viernes de 14 a 19 y sábados y domingos a partir de las 12.30. Entrada general: $ 50; jubilados, $ 25; martes, entrada gratuita.

Comentarios

Comentarios