Descubrieron qué siente la gente antes de morir

134
Noticias en Tucuman

Un estudio británico indagó en cómo afectan diferencias sutiles de las expresiones de los rostros en la percepción de competitividad. Cuál es la clave no verbal para denotar idoneidad.

Desde hace años, se considera al lenguaje no verbal igual de importante que a la palabra hablada. La postura, los gestos, muchos de ellos inconscientes, pueden inclinar la balanza en distintas situaciones sociales. La entrevista laboral, a la cabeza.

En una entrevista de trabajo, el reclutador conoce algunos datos del postulante. Por eso, su suerte -su éxito o fracaso- dependerá de esos pocos minutos. Allí, cada detalle cobra relevancia. Cada gesto puede arrojar una imagen. Una investigación arrojó una combinación de expresiones asociada a la inteligencia.

El estudio de la Universidad de St. Andrews, Reino Unido, ratificó una realidad por demás comprobada: la expresión facial funciona como un indicador de idoneidad incluso mayor que el lenguaje verbal. “Esencialmente, estaba interesado en investigar si los individuos pueden cambiar su inteligencia percibida, independientemente de su atractivo”, dijo el profesor y neuropsicólogo Sean Talamas.

El líder del trabajo indagó en cómo afecta el rostro en la noción de competitividad. Publicado en el Journal of experimental psychology, los resultados revelaron que las miradas cansadas, con ojos caídos, ceño fruncido y ausencia de sonrisa se presentan como menos inteligentes.

De la investigación participaron 190 personas. Después de examinar la cara de 100 adultos (entre 18 y 33 años) y 90 niños y adolescentes (entre 5 y 17 años), debían dar su opinión sobre la inteligencia y atractivo del individuo. Luego, el equipo manipuló digitalmente la apertura del párpado y la curvatura de la boca en las imágenes para ver si afectaba las respuestas.

“Es importante señalar que lo que indagó esta investigación no fueron las expresiones faciales, ya que todas las caras tenían la intención de mostrar expresiones neutrales”, advirtió Talamas. “En cambio, investigamos cómo las diferencias sutiles en las expresiones faciales neutras o en reposo pueden influir en las percepciones”, agregó.

Después de desarrollado el experimento, los resultados arrojaron que, más allá del atractivo físico que traiga aparejado, los rostros con ojos más abiertos y comisura de labios entornados son considerados más inteligentes.

Comentarios

Comentarios