Chofer amputado por ladrones: «Me pedían plata pero no tenía un peso»

Noticias en Tucuman

El colectivero al que le amputaron una falange de un dedo durante un robo en la localidad bonaerense de Burzaco aseguró que los delincuentes le exigían dinero que supuestamente acababa de extraer de un cajero automático pero que en realidad no tenía «ni un peso», y denunció que los choferes de colectivos están «desprotegidos».

«Me amputaron un dedo, es algo que tengo que asumir», dijo esta mañana Gustavo Espanza (54), chofer del interno 5338 de la Línea 177 que sufrió un asalto por parte de tres delincuentes que le robaron sus zapatillas, un botinero y las llaves de su auto particular durante el domingo 23.

El hombre, que esta mañana fue a visitar a sus compañeros en la cabecera de la Línea 177, explicó que todo ocurrió cerca de la una de la madrugada cuando salía para iniciar su recorrido.

«Vienen tres muchachos, suben y me preguntan si salgo. Empecé el recorrido y empezaron a pedirme la plata del cajero, pero yo no había ido a un cajero y les decía que no tenía ni un peso», relató la víctima.

Luego, uno de los delincuentes le dijo a su cómplice «mirá las llantas que tiene» en referencia a sus zapatillas, por lo que otro se acercó y se las robó.

«Me sacaron las zapatillas, el botinero y las llaves del auto, pero no tenía plata, no tenia nada de nada. Estuvieron diez minutos en el recorrido, hasta que se cansaron y se bajaron, pero en ese momento sentí un golpe y ni siquiera me di cuenta que me habían cortado un dedo», agregó.

Ese episodio se produjo al llegar al cruce de las avenidas Monteverde y República Argentina, cuando uno de los ladrones le efectuó un golpe en su mano derecha con el elemento punzo cortante y le provocó el desprendimiento de la primer falange del dedo meñique, dijeron las fuentes policiales.

Los delincuentes se bajaron y huyeron caminando, tras lo cual el colectivo se dirigió de inmediato a una seccional policial de la zona de Burzaco, donde denunció lo que le había pasado.

«No fui a un hospital, fui directo a la comisaría y desde allí me subieron a un patrullero y me llevaron al Hospital Lucio Menéndez, de Adrogué», explicó el chofer de la Línea 177, quien esta mañana estaba acompañado por un delegado gremial.

Los choferes realizaron un paro en apoyo a su compañero asaltado y exigieron medidas de seguridad, aunque el servicio de hoy está normalizado.

Por el caso, la policía busca a los tres delincuentes, que por el momento permanecen prófugos.

Comentarios

Comentarios