Canal San Luis: la obra que heredó Campero mantiene preocupados a los vecinos y comerciantes

Noticias en Tucuman

Las mil vueltas que das para llevar a tus hijos al colegio. Las mil vueltas que da el transporte de tus hijos para traerlos de regreso. El tráfico de las 21, cuando el cansancio es un taladro en tu cabeza. El paso de todos los colectivos por una callejuela estrecha. Vos, por detrás de esos colectivos. Las camionetas con apuro. Las motos de luces apagadas. Las puteadas. Los bocinazos. Y tu paciencia… No la pierdas. Porque tu vida urbana y las de otros vecinos de Yerba Buena no volverá a la normalidad, al menos por ahora. El corte de tráfico en el corazón de esa ciudad -la unión de las avenidas Aconquija y Solano Vera- durará un buen tiempo más.

Las rutas alternativas seguirán siendo la única opción de circulación hasta fines de octubre, como mínimo. Esos son los tiempos que plantean los gobernantes. Y que -por ahora, dicen ellos- se encuentran dentro del plazo original de la obra de construcción del desagüe pluvial San Luis. No obstante ese orden en los vencimientos, el intendente yerbabuenense, el radical Mariano Campero, viajó el lunes a Buenos Aires. ¿Por qué? Los certificados de junio y de julio todavía no han sido librados a favor de Supercemento, la Unión Temporal de Empresas a la que se le adjudicó la tarea.

Según sus dichos, la irregularidad no se debe a inconvenientes presupuestarios (como él temía antes de ese encuentro), sino administrativos, pues la empresa solicitó unas modificaciones que deben ser aprobadas por los organismos internacionales de crédito. “La obra no se ha paralizado. Tampoco se ha quedado sin fondos.

Ni ventas ni promesas

Pese a esas declaraciones, esta situación ha provocado angustia en los comerciantes de la Solano Vera, quienes desde octubre del año pasado conviven (o sobreviven) con los cortes de tráfico en esa arteria. “El panorama es desolador. Han cerrado 26 negocios. No se vende nada. A los clientes les resulta imposible acceder. Y cuando llueve es peor. Con la cantidad de barro, ni los propietarios pueden entrar”, dice Esteban Lamontanaro, presidente de la Cámara de Comerciantes yerbabuenense.

Enojados

“Campero nos había dado su palabra de que iba a hacerse cargo de la situación. De que no iban a quedarse sin dinero. Y de que la Municipalidad nos acompañaría. Nada de eso ha sido cumplido”, añade.

En concreto, los comerciantes razonan que, si los pagos se atrasan, la obra también. Eso se traduce en sus locales vacíos por más tiempo del calculado. En el caso de Lamontanaro, por ejemplo, lleva conviviendo con el tráfico cortado más de un mes de lo estipulado.

Hace unas semanas, trasladaron su reclamo ante la Defensoría del Pueblo de la Provincia, con quejas ante el ombudsman, Fernando Juri Debo, sobre el accionar del Estado municipal.

La construcción del canal San Luis es una de las obras más grandes de infraestructura pluvial en ese municipio. Para el entubamiento, fue necesario demoler los pavimentos existentes en la Solano Vera, desde la Plaza Vieja hasta el cruce con la Aconquija, y levantar las platabandas de esta última trocha, desde El Mástil hasta la calle Uruguay.

En septiembre de 2015, se abrieron los sobres del acto licitatorio de la obra en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Sisto Terán Nougués, quien gestionó los fondos para la mega obra fue el primer orador de esa ceremonia.

Campero heredó la obra, que arrancó en mayo de 2016, tras una de las primeras visitas del presidente Mauricio Macri a Tucumán.

En octubre del año pasado (2017), empezaron los cortes en la avenida Solano Vera. Aunque se hicieron de a tramos, los comerciantes no han estado conformes con el modo en el que se está ejecutando la obra. En varias ocasiones han pedido alicientes para el sector.

De acuerdo con los plazos que manejan los funcionarios, la construcción completa debería terminar a fines de 2018. Supercemento -la unión temporal de empresas que resultó adjudicataria- habría pedido una ampliación de plazos.

La obra requiere Unos $ 560 millones según cifras actualizadas por José Luis Ferroni, secretario de Obras Públicas de Yerba Buena.

Al igual que el intendente Mariano Campero, también él afirma que no ha habido contratiempos: “todo se está haciendo como estaba planeado”, aseguró.

Fuente: La Gaceta on line


Comentarios

Comentarios