Baaclini le dijo a Trimarco que usa la causa de su hija para enriquecerse y que Marita se fue por voluntad propia

505
Noticias en Tucuman

El abogado Ernesto Baaclini, ex secretario de la fiscalía que recibió la denuncia de la desaparición de “Marita” Verón, señaló que la hija de Susana Trimarco no desapareció, sino que se fue voluntariamente de su casa.

Además, en el transcurso del juicio contra los Ale, el doctor Baaclini acusó a Trimarco de usar la causa de su hija para recaudar dineros público.

Trimarco le preguntó a Baaclini cómo podia hacer esas afirmaciones sobre que Marita no había desaparecido.

Baaclini le contestó a Trimarco: “pregúntele a su hijo”.

Anteriormente, el ex funcionario judicial había remarcado que el caso Marita se enmarcaba dentro de “un problema familiar”.

EL LIBRO TRIMARCO SA

Las afirmaciónes de Baaclini parecen ir en el mismo sentido que las del periodista Christian Sanz, autor del libro Trimarco SA

El autor plantea muchos interrogantes sobre la desaparición de Marita, que reproducimos textualmente:

“-¿Por qué nunca se investigaron los llamados que recibió Susana Trimarco desde Río Gallegos —puntualmente desde el número de la novia de su otro hijo Horacio Verón—, y en el cual reconoció la voz de Marita?

-¿Por qué el Comisario General de Tucumán, Hugo Sánchez, asegura que las cifras de chicas recuperadas por la madre de Verón no coinciden con las estadísticas oficiales? “Valoro y respeto el trabajo de la señora Trimarco, pero sus cifras no coinciden con las nuestras. Llegó a decir que había recuperado 40 adolescentes en La Rioja. No hay ningún tipo de actuación policial ni judicial al respecto, ni en Tucumán ni en La Rioja”, aseguró el uniformado en mayo de 2008.

-¿Recordará la madre de Marita que ella misma declaró en el expediente judicial no recordar a ninguna persona puntual que hubiera visto a su hija en el burdel riojano? “No recuerdo”, admitió cuando fue interrogada, tal cual puede verse en la foja 61 del fallo del año 2012.

-¿Por qué nunca se ahondó en la hipótesis del secuestro como consecuencia de deudas de juego ocasionadas por el esposo de Trimarco, Daniel Verón, tal como denunció la propia mujer en las primeras fojas del expediente judicial?

-¿Por qué la madre de Marita pidió en su momento que se investigara a la pareja de su hija, David Catalán, como autor de su posible “asesinato”?

-¿Por qué la mujer insiste en acusar públicamente a Rubén Ale por la evaporación de su hija, pero jamás pidió que sea llamado a declarar judicialmente?

-¿Por qué la madre de Marita elogia públicamente a Alperovich y su mujer, Beatriz Rojkés, dos de los principales responsables de la trata de personas en Tucumán? La propia Trimarco lo advirtió en febrero de 2012: “Yo, de estúpida me iba a la Casa de Gobierno (provincial): estaba toda la mafia ahí. (…) Son los que manejan la droga y la prostitución en esta provincia. Yo no sé por qué todo el pueblo de Tucumán no se anima a enfrentarlos”, dijo.

La explicación tal vez repose en los fondos que la fundación María de los Ángeles Verón supo recibir por parte del ex mandatario tucumano. El último de ellos consta en el Decreto 74/2013 del 22/01/2013, que se basa en el expediente N° 088/110-F-2013.

Allí reza claramente que se le otorga a la institución que comanda Trimarco “un subsidio con cargo de oportuna rendición de cuentas, por la suma total de $ 480.000.- pagadero en seis (6) cuotas mensuales y consecutivas por un monto de $80.000 cada una, a partir del mes de enero del corriente año”. Es uno de los tantos que recibiría a lo largo de los años.

La madre de Marita debería dar explicaciones por esta y otras incongruencias discursivas en las que incurre periódicamente.

Por ejemplo, por qué desistió de apoyar la marcha por el asesinato de la joven Paulina Lebbos, donde aparecen claramente los rastros del poder político tucumano”, concluye Sanz.

Comentarios

Comentarios