ADN permitió identificar al violador asesino de una nena

Noticias en Tucuman

En el cuerpo de la pequeña Guadalupe Medina quedaron marcas de quien la violó y estranguló hasta matarla hace poco más de dos años en una casa a medio construir de villa Banana de Rosario. Ese perfil genético nunca fue identificado. Se comparó con tres sospechosos y con un testigo de identidad reservada, pero el cotejo siempre fue negativo. Pero eso fue hasta este sábado.

Según informa el Diario La Capital, en un giro sorpresivo del caso, el fiscal Florentino Malaponte le puso nombre y apellido a ese material genético al imputar a un nuevo acusado, Sergio Javier S., por el crimen de la nena de 12 años, perpetrado en mayo de 2016.

Se trata de un preso que cumple condena por un ataque similar cometido en el mismo barrio seis meses más tarde y cuyo ADN se corresponde en un 100 por ciento con el hallado en la boca, la vagina y las manos de Guadalupe.

La investigación por el crimen de la niña parecía haber llegado a un callejón sin salida. En junio dos imputados quedaron en libertad (aunque siguen implicados en el caso y presos por otras causas) al resultar negativas las pericias de ADN y no surgir otros elementos que los involucraran.

Son dos jóvenes ligados a la «Banda de Pandu», como se conoce en villa Banana a una organización de narcomenudeo que tiene a su jefe en prisión desde 2015.

Casi en simultáneo, un menor de edad fue absuelto por el homicidio, aunque la medida se revocó y ahora debe emitirse un nuevo fallo. Pero buscando otras líneas advirtieron que el caso registraba similitudes con la violación sufrida por una comerciante del barrio seis meses después y a siete cuadras de donde fue atacada la nena.

Comentarios

Comentarios